¡Regístrate!

¿Olvidaste tu clave?

Anticonceptivos después del embarazo

Después del embarazo, ¿qué métodos anticonceptivos convienen más? ¿Cuáles son perjudiciales para el bebé durante la lactancia? Sigue leyendo en Embajadoras

Anticonceptivos después del embarazo

Como ya sabrás, es importante esperar un tiempo después de dar a luz para reanudar las relaciones sexuales (la cuarentena). No te confíes si no tienes la menstruación, ya que puedes quedarte embarazada. Por eso, si quieres esperar un tiempo antes de tener más hijos o no quieres tener más, tu matrona o tu ginecólogo pueden asesorarte sobre el método que más te conviene utilizar.

Puedes utilizar los anticonceptivos de barrera habituales como el preservativo masculino o el femenino o el diafragma. Estos los puedes utilizar tanto si das el pecho a tu bebé como si no. Si eliges dar el pecho, debes elegir anticonceptivos no hormonales.

Anticonceptivos después del embarazo - imagen 3 Anticonceptivos orales de progestinas. No contiene estrógenos y no interfieren en la lactancia. Se toman como las pastillas anticonceptivas habituales, sólo que con estas no existe semana de descanso, y hasta que decidas dejar de dar el pecho a tu hijo. Inhiben la ovulación y su control sobre el ciclo menstrual es mayor que en el de las píldoras hormonales, por eso uno de los efectos secundarios más comunes es el sangrado irregular.

Implantes subdérmico. Consiste en una pequeña varilla que contiene gestágeno y que se libera lentamente. Se coloca en el antebrazo y dura entre 3 y cinco años. Su principal inconveniente es que se puede producir un sangrado irregular o ausencia de la menstruación, aunque esto no significa que sea perjudicial. Se recomienda comenzar entre la semana 4 y 6 después del parto.

Inyecciones (mensuales y trimestrales). El mensual contiene estrógenos y gestágenos y su funcionamiento es parecido al de la píldora convencional. El trimestral sólo contiene gestágeno y su funcionamiento es como el de la píldora de progestina. Sus efectos secundarios también son sangrados irregulares.

Anticonceptivos después del embarazo - imagen 4 Dispositivo intrauterino. Impide que el óvulo se instale en el útero para evitar el embarazo. Se coloca como máximo 40 días después del parto y lo hace tu ginecólogo. Con el DIU de estrógenos se tienen menos problemas con los sangrados y menos molestias durante el uso. Es eficaz durante el tiempo que lo lleves y tienes que hacer una revisión ginecológica cuando te lo indique tu médico (normalmente al año y luego a los cinco años, cuando hay que cambiarlo por otro).

Si después de un embarazo estás segura de que ya no quieres tener más hijos, tu pareja puede practicarse la vasectomía.

Las formas más comunes de esterilizar a las mujeres es con una ligadura de trompas o un nuevo método que se llama ESSURE, que consiste en unos pequeños muelles que se introducen en las trompas. En 2 o 3 meses produce una obstrucción de las mismas al crecer tejido alrededor de esos muelles. No tiene efectos secundarios.

Si no das el pecho a tu bebé, puedes recurrir a los métodos habituales como:

Anticonceptivos después del embarazo - imagen 2

La píldora. Inhibe la ovulación por lo que es uno de los métodos más efectivos. Se toman durante 21 días seguidos y se descansa durante 7. En esa semana aparecerá la menstruación. Actualmente apenas tienen efectos secundarios y no influyen en la fertilidad de la mujer cuando las deja.

Anillo vaginal. Es un aro de un material plástico que se introduce en la vagina. Su funcionamiento es el mismo que el de la píldora.

El DIU. Es el mismo sistema que el de hormonas, pero sin éstas. Sus efectos secundarios son sangrados más abundantes y reglas más dolorosas.

El parche. Se parece a las tiritas. Se coloca en la piel (en los muslos, en la parte interna de los brazos…) y libera hormonas que se absorben a través de la piel. El funcionamiento es el mismo que el de la píldora y el aro. Se coloca el primer día de regla y se mantiene puesto durante 21 días, después se retira y se descansa durante 7 días.

Etiquetas: Embarazo
Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
AmniocentesisEl estrés durante el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado