Consejos para el embarazo y la lactancia

Durante el embarazo y la lactancia, nuestro cuerpo experimenta cosas nuevas: náuseas, ardores, problemas en el cutis, etc. Conoce cómo evitar las nauseas

Consejos para el embarazo y la lactancia

EVITAR LAS NÁUSEAS: Si tienes náuseas nada más levantarte, deja en la mesita de noche un par de galletas saladas y cómetelas antes de levantarte de la cama. Si las náuseas siguen a lo largo del día, hay medicamentos como Cariban, que ayudan a que las náuseas desaparezcan. Pero es la matrona o tu ginecólogo quien debe prescribírtelo.

CATARRO DURANTE EL EMBARAZO: Los resfriados llegan en el peor momento, y uno de ellos es durante el embarazo. Como no es posible tomar medicamentos, puedes recurrir a remedios naturales, como hacer gárgaras con agua caliente, sal o té concentrado, para suavizar el dolor de garganta, o hacer vahos con agua caliente y eucalipto, para la congestión. También puedes echar un poco de miel en la leche o las infusiones.

EVITAR LA EPISIOTOMÍA: Puedes probar con los masajes en la zona perineal, aunque no se puede empezar antes de la semana 34. Puedes hacerlo de 1 a 3 veces al día, con aceite de rosa mosqueta. Comprarlo en herbolarios o en tiendas de naturopatía, son más naturales.

LOS ARDORES EN EL TERCER TRIMESTRE: En el último trimestre del embarazo, los ardores son más frecuentes. Basta con agacharte, o inclinarte hacia delante para que aparezcan. Procura evitar el café, las comidas pesadas, el picante y los alimentos ácidos. Pero una vez está ahí, prueba con leche fría, yogurt natural o manzanas frescas.

PROBLEMAS CON EL CUTIS: Durante el embarazo, puede que las hormonas pongan tu piel del revés. Hay productos que no se deben utilizar durante el embarazo, así que puedes optar por remedios caseros, como un limpiador hecho con zumo de limón y agua de rosas (a partes iguales). Ayuda a reducir el exceso de grasa.

PEZONES AGRIETADOS: Cuando empiezas con la lactancia, es normal que te salgan grietas en los pezones. Esto se debe a malas posturas durante las tomas. El mejor remedio de todos es el aceite de oliva. Date en los pezones y las aureolas, después de las tomas. No tendrás que lavarlos para la siguiente toma. Una vez te haya subido la leche, puedes ponerte tu propia leche cuando el bebé deje de mamar.

MANCHAS EN LA CARA: Mientras estés embarazada, procura no exponerte al sol sin protección solar, porque te saldrán manchas en la cara y en el cuello. O puedes utilizar un remedio casero. Una infusión de hojas de lechuga. Empapa un algodón en ella y límpiate la cara con él. Ayuda a combatir las manchas y aporta vitaminas a tu piel.

PROBLEMAS EN LOS PEZONES: En ocasiones, las mujeres con los pezones planos o invertidos tienen problemas para establecer la lactancia. Si es tu caso, no te preocupes y utiliza pezoneras. Con el paso de los meses tu pezón se hará más grande y tu bebé podrá mamar sin problemas. Pero si no es así, sigue utilizándolas, no hay ningún problema.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Bolas chinasDoulas
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado