El estrés durante el embarazo

El estrés durante el embarazo puede repercutir en el desarrollo intelectual del bebé y en que este padezca déficit de atención o personalidad conflictiva

El estrés durante el embarazo

Desde hace mucho tiempo se sabe que lo que acontece a la madre durante el embarazo afectará al feto y al futuro bebé. Si la madre es fumadora o bebe, afectará directamente su desarrollo y le hará más propenso a las adicciones durante su vida.

Pero ahora se ha descubierto que el estrés de la madre durante el embarazo, afectará también a su desarrollo y le afectará durante toda su vida adulta. Durante el embarazo, madre e hijo son sometidos a numerosos estudios para saber cómo están en cada momento, pero nadie se había detenido a estudiar el estrés que sufren las madres.

El último estudio en relación a este tema que se ha llevado a cabo (en Bristol, con 14.000 mujeres), ha demostrado que las mujeres que padecían mayor nivel de ansiedad durante el embarazo, duplicaba el riesgo de que el bebé fuera más ansioso, tuviera problemas de déficit de atención y también existen más probabilidades de desarrollar un posterior comportamiento conflictivo.

Todavía no se sabe con certeza qué factores son los que desencadenan estos comportamientos en los bebés, aunque se ha determinado que en animales, la hormona del estrés, el cortisol, juega un papel muy importante en ello, dando lugar a crías con trastorno de déficit de atención y esquizofrenia.

Estos primeros estudios también apuntan a que el estrés uterino reduce el riego sanguíneo del feto. También que cuanto mayor es el nivel de cortisol en el líquido amniótico, más bajo es el coeficiente intelectual del bebé después. Hay pruebas evidentes de que niveles altos de cortisol en la matriz afectan al cerebro, y por ello, afectan a los procesos de aprendizaje.

La relación entre la madre y el padre durante el embarazo es fundamental para reducir el estrés en el embarazo. Aunque actualmente se intenta incluir a los padres como parte del proceso del embarazo, no es así al cien por cien, por lo que estos se sienten excluidos y piensan que quizás sus parejas no los van a querer igual cuando nazca el bebé, lo que crea inseguridad al padre y afecta a la relación de pareja, y de nuevo volvemos al estrés de la madre.

Este estudio pretende dar la importancia que merece la implicación de ambos progenitores durante la gestación.

Otro de los factores que influye en el estrés del bebé es el parto. Los bebés que nacen mediante cesáreas programadas, sufren menos estrés que los que han tenido un parto complicado. De todos modos, no se recomienda que las madres opten por este tipo de parto, porque tiene más contraindicaciones que beneficios. El parto ayuda que el bebé respiré mejor por sí solo, a estar más estimulado y también favorece la lactancia materna.

En definitiva, no sólo hay que vigilar el estado físico de las mujeres durante el embarazo. El autor de este estudio (Vivette Glover) afirma que los profesionales de la maternidad deberían preguntarles a las madres por su estado de ánimo o por sus relaciones con la familia y si esta las apoya, y en caso de necesitarlo, brindarles apoyo mediante profesionales cualificados. Porque el aprendizaje de los niños no empieza cuando nace, sino mucho antes.

Etiquetas: Embarazo
Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Anticonceptivos después del embarazoLas maletas de mamás y bebés para el hospital
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado