El parto

El parto es el momento más temido de toda embarazada, sobre todo de las primerizas, donde la incertidumbre se convierte en pavor. No tengas miedo.

El parto

El parto es el momento más temido de las madres primerizas. Las malas experiencias de otras madres o la incertidumbre de cómo será, es algo que no se va de la cabeza.

En tu centro de salud se preparan clases de preparación al parto. Tu matrona te indicará el tiempo para empezar. También tienes otras alternativas para prepararte para el parto, como el yoga prenatal, la danza del vientre, técnicas de respiración y stretching, o cursos preparto en el agua.

En cualquier caso lo que te aportarán todos ellos es un conocimiento sobre tu cuerpo para poder controlar mejor el momento del parto.

Los síntomas de parto pueden variar en cada mujer:

  • Pérdida del tapón mucoso: Es una especie de flujo, aunque mucho más espeso y en ocasiones con algún hilo de sangre. Esto significa que el cuello del útero se está empezando a dilatar. Aunque esto no significa que puedas dar a luz enseguida. El parto puede tardar aún un par de días.
  • Romper aguas: Es cuando se produce la rotura de la bolsa y comienza a salir el líquido amniótico. Este si es un síntoma de que el parto se pone en marcha, ya que el bebé no puede estar más de 48 horas sin líquido. Es el momento de ducharse, arreglarse, coger la maleta y salir al hospital, pero con tranquilidad. No hay prisa si no tienes contracciones.
  • Contracciones: En las últimas semanas puede ser que las hayas sentido, pero de forma irregular y cesaban si te tumbabas y te relajabas. Las contracciones que inician el parto son muy características; empiezan cada veinte minutos de forma regular y no cesan, luego cada quince minutos y luego cada cinco. Si tienes contracciones cada quince minutos con una duración de unos cuarenta segundos, al menos durante dos horas seguidas, es el momento de salir hacia el hospital.
  • Las contracciones pueden ir acompañadas de un peso en la parte baja del vientre por el descenso del bebé hacia el canal de parto.

Una vez se haya borrado el cuello del útero y las contracciones son seguidas e intensas, llega el momento del parto. Las fases son:

  • Dilatación: La mayoría de las veces llegamos a los tres centímetros en un largo periodo de tiempo. En ocasiones ni siquiera hemos sentido el dolor de esa dilatación. De los tres a los diez centímetros, las contracciones son rítmicas y muy seguidas. El bebé baja por el canal de parto y este se dilata (es el momento de elegir si quieres o no la epidural).
  • Expulsivo: Las contracciones son más espaciadas, cada tres minutos, pero más dolorosas. La cabeza del bebé está al final del canal de parto y se siente una gran necesidad de empujar. El bebé por fin sale. El expulsivo puede durar entre 15 minutos y media hora.
  • Alumbramiento: Después de que el bebé salga se reanudan las contracciones para expulsar la placenta. Es lo que se conoce como alumbramiento. El ginecólogo revisa que la placenta esté completa y el estado del periné. Si has necesitado episiotomía, te coserán.

Si te han puesto la epidural, apenas habrás sentido dolor en ninguna fase. Si no. El umbral del dolor depende de cada persona. Lo que para unas es mucho para otras no tanto.

No tengas miedo y disfruta también de este momento, que pasa rápido y del dolor ni te acuerdas.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Dar a luz en casa o en el hospitalIncompatibilidad de RH en el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado