Gatos y toxoplasmosis

El contagio de toxoplasmosis es uno de los mayores temores de las mujeres embarazadas y los gatos son fuente de contagio, ¿qué hacer con nuestra mascota?

Gatos y toxoplasmosis

Tras realizarte la prueba, da negativo y la matrona te da una lista de cosas que no debes hacer para evitar contraer la toxoplasmosis. Una de ellas, no estar en contacto con gatos. Pero, ¿debes deshacerte de tu mascota?

La respuesta es fácil. No. Pero aun así en 2008 más de 3.000 gatos fueron abandonados por el nacimiento de un hijo. La causa de esto es la mala información. Y es que la creencia natural cuando una mujer se queda embarazada y hay un gato en casa, es deshacerse de él. Hay ginecólogos y matronas que incluso lo aconsejan.

Es cierto que contagiarse de toxoplasmosis durante el embarazo es muy peligroso para el feto. Pero también debes saber que es difícil que tu gato te contagie.

Por qué es difícil que tu gato se contagie

Para que un gato pueda contagiar a su dueña se tienen que dar un cúmulo de circunstancias que rara vez suceden:

  • Que tu gato coma carne cruda (tipo ratones o pájaros o cualquier animal que pueda cazar).
  • Que te comas las heces de tu gato.
  • Que toques las heces de tu gato y luego te chupes lo dedos.
  • Que sea la primera vez que el gato se infecta.
  • Que las cacas permanezcan en el cajón más de 24 horas.

Seguro que te has llevado las manos a la cabeza con estas afirmaciones. Pero es así de fácil.

De hecho aunque tu gato sea portador del parásito, sólo es contagioso hasta 3 semanas después de haberse infectado. El gato defeca en su cajón de arena y en las heces hay millones de bacterias, que además sobreviven en el cajón, o en su cama hasta 18 meses.

Precauciones

Si tienes jardín en tu casa, y tu gato sale a pasear, debes tener cuidado a la hora de manipular la tierra del jardín o las plantas o el huerto si lo tuvieses.

Como ya hemos dicho, la bacteria puede sobrevivir hasta 18 meses después de que las heces de tu gato entren en contacto con la tierra o el agua. Así que si tienes un pequeño huerto o un estanque, no los manipules sin guantes, o si lo haces, lávate muy bien las manos cuando termines.

Además puedes seguir estos pequeños consejos:

  • Pide a alguien (a tu pareja, a tus padres…) que limpien ellos el cajón del gato, y que la limpieza sea diaria.
  • Si no puede hacerlo otra persona utiliza guantes desechables y mascarillas cuando lo limpies. Y lávate bien cuando termines igualmente.
  • No le des a comer a tu gato nada que no esté cocinado.
  • Procura que tu gato no salga de casa para que no entre en contacto con posibles presas.
  • Aunque es muy difícil que el gato tenga parásitos en el pelo, lávate las manos después de acariciarlo o de jugar con él.
  • No lleves a casa un gato nuevo durante el embarazo ni estés en contacto con gatos callejeros.
  • Si tienes un huerto en casa, lava cuidadosamente las frutas y verduras antes de ingerirlas.

¿Alguna prueba más? Si tienes gato, cuando te hagan la prueba de la toxoplasmosis, lo más probable es que de negativo. ¿Cuántos años llevas viviendo con él? Ahí tienes un ejemplo más de lo difícil que es que tu gato te contagie.

Media:
(8/10) 2 votos
Tu nota:
VaricesToxoplasmosis durante el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado