Higiene vaginal

Una buena higiene íntima no necesita de productos caros y complejos: con una buena ducha diaria es más que suficiente. Consejos sobre higiene íntima

Higiene vaginal

Contrariamente a lo que pretenden decirnos las marcas comerciales, para una higiene íntima adecuada, basta con una ducha diaria. De hecho, el uso de desodorantes o sprays higiénicos, está completamente desaconsejado.

Nuestro cuerpo es sabio, y hace lo necesario para mantener su equilibrio. Las paredes de la vagina producen flujo para arrastrar al exterior las células muertas, las bacterias o los microorganismos. Si todo está bien el flujo es claro y viscoso, dulce y no tiene mal olor. En cambio si hay algún problema, el flujo es más abundante, de color amarillento o verdoso y de olor fuerte. Es la forma en que te indica tu cuerpo que puede haber una infección y debes acudir a tu médico.

Es aconsejable el uso de prendas interiores de algodón para una buena higiene, ya que otros tejidos mantienen la humedad y el calor (el nylon, por ejemplo). Las bacterias y los gérmenes son los causantes de la mayoría de las infecciones vaginales y se reproducen con  mayor facilidad en ambientes húmedos y cálidos.

Evita también las medias y la ropa demasiado ceñida.

Para una buena higiene íntima sólo hay que seguir unas pequeñas pautas:

  • Cuando te duches, deja que el agua caiga sobre los genitales externos, y luego lavarlos con un jabón neutro o indicado para ello y aclarar después con abundante agua. Lávate sólo la vulva y no el interior de la vagina.
  • No te hagas "duchas vaginales", porque pueden dañar el pH de la vagina y su flora.
  • Cuando te seques después de la ducha, utiliza una toalla sólo para eso. Que quede bien seca, para evitar las humedades.
  • Cada vez que vayas al baño, límpiate de delante hacia detrás, para evitar que restos de heces se introduzcan en la vagina y produzcan una infección. Hazlo de igual modo cuando orines.
  • Durante la menstruación la higiene es la misma. Cámbiate frecuentemente de compresa, aunque a penas sangres, y lávate después o utiliza toallitas húmedas. Y si mantienes relaciones sexuales durante la menstruación, lávate nada más terminar, ya que la sangre es un medio favorable para los microbios.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Usar tamponesBolas chinas
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado