Incompatibilidad de RH en el embarazo

¿Embarazada? ¿Qué grupo sanguíneo tienes? ¿Es compatible con el de tu bebé? Las madres con Rh negativo y bebés de positivos, necesitan atención específica

Incompatibilidad de RH en el embarazo

Una de las primeras cosas que has de saber si estás embarazada es qué grupo sanguíneo tienes, para saber si existe incompatibilidad con el feto.

El problema sólo surge si la madre tiene Rh negativo y el bebé positivo, ya que los glóbulos rojos del feto pueden pasar al riego sanguíneo de la madre a través de la placenta. Si esto sucede, el sistema inmunitario de la madre trata esas células de Rh positivo del bebé como si fuera una sustancia extraña y crea anticuerpos contra esas células fetales. Al descomponer los glóbulos rojos del feto, producen bilirrubina que pasa al torrente sanguíneo del bebé y hace que este se ponga amarillo. Este aumento de bilirrubina puede ser mortal o muy leve.

En los casos más leves los síntomas en los bebés después de nacer son

  • Tono muscular bajo o hipotonía y letargo.
  • Color amarillo en la piel y en los ojos o ictericia.

En los casos más graves:

  • Daño cerebral causado por el aumento de la bilirrubina.
  • Problemas mentales, de movimiento, audición o del habla o convulsiones.
  • Acumulación de líquido e hinchazón del bebé.

Debido al tiempo necesario para que la madre cree los anticuerpos necesarios, los bebés de madres primerizas no se suelen ver afectados. Es más frecuente en madres que han tenido un aborto espontáneo o embarazos interrumpidos. Después de esto todos los hijos que tengan podrán verse afectados.

Antes del parto la madre puede hacer que aumente la cantidad de líquido amniótico, lo que puede causar, y se detectará mediante pruebas médicas, signos de destrucción de los glóbulos rojos del bebé, resultado positivo en la prueba de Coombs directa (prueba que detecta la anemia o la ictericia) o niveles de bilirrubina demasiado altos en la sangre del cordón umbilical.

¿Cómo se previene?

En las mujeres con Rh negativo, se les administran inyecciones de inmunoglobulina Rh en el primer trimestre del embarazo. La primera será en la semana 28 y la última, 72 horas después del parto. Esto actuará como una vacuna impidiendo que la madre genere anticuerpos peligrosos de Rh que causarían complicaciones en el recién nacido y en futuros embarazos.

En casos excepcionales de grave incompatibilidad se realizan trasfusiones de sangre al bebé mientras está en el útero o nada más nacer. Así se reemplaza la sangre del bebé por glóbulos rojos de factor Rh negativo, de modo que se estabiliza el nivel de glóbulos rojos del bebé y se minimiza el daño que causan los anticuerpos Rh que puede tener en su torrente sanguíneo.

Etiquetas: Embarazo
Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
El partoPrevenir el estreñimiento en el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado