La moxibustión y la presentación podálica del feto

En los casos de presentación podálica del feto, la técnica milenaria china de la moxibustión puede darnos auténticos resultados positivos. Conoce más

La moxibustión y la presentación podálica del feto

Se estima que de entre todos los embarazos llevados a término anualmente, entre un 3 por ciento y 4 por ciento lo hacen con presentación podálica. En estos embarazos el riesgo para el bebé aumenta la mortalidad y morbilidad perinatal y neonatal. En unos pocos casos se logra cambiar la posición del bebé con una maniobra externa que ha de realizar el ginecólogo. Pero esta maniobra no está exenta de riesgos, por eso en la mayoría de los casos, estos embarazos terminan en cesárea.

Pero desde hace algunos años, una nueva técnica, o no tan nueva, se abre camino, para ayudar al feto a darse la vuelta antes del nacimiento. Esta técnica procede de la medicina tradicional china y es la moxibustión. De hecho la organización mundial de la salud afirma que esta terapia (al igual que la acupuntura) ha probado su eficacia a través de estudios clínicos controlados.

La moxibustión y la presentación podálica del feto - imagen 2

Cómo funciona la moxibustión

Se basa en la estimulación de determinados puntos mediante calor. En la medicina tradicional china, esta técnica se utiliza en pacientes que sienten un vacío energético, frío o estancamiento. Y es que considera el calor que genera la moxa (nombre que se le da en japonés a la Artemisa prensada, seca y posteriormente enrollada), mejora la circulación sanguínea y la energía vital combatiendo con ello las enfermedades. Con las técnicas modernas, la moxa puede ser sustituida por el láser.

La moxa se enciende como si fuese una cerilla, se sopla para que se ponga incandescente y se mantiene perpendicular y a una distancia de entre 3 y 5 centímetros de la piel. En el caso de la presentación podálica del feto, el punto a estimular se encuentra en el ángulo externo de la uña del quinto dedo del pie, de forma bilateral.

De este modo el calor penetra progresivamente proporcionando una sensación, en principio, muy placentera y posteriormente un poco desagradable. En ese momento se aleja el bastón de moxa, y después de unos segundos se repite, y así hasta que el punto en cuestión no se calienta pero se pone rojo. El tiempo medio para estos casos es de unos 20 minutos.

Una vez terminada la moxibustión, el bastón de Artemisa se apaga cortando la brasa y poniéndola sobre arena hasta que se consuma del todo o metiéndolo en una botella, pero nunca con agua. El éxito de esta técnica se basa en el principio probado de que estimula la actividad fetal.

Cuándo se ha de interrumpir el tratamiento

La moxibustión y la presentación podálica del feto - imagen 3
  • Cuando el feto esté en la posición adecuado y se demuestre con una ecografía.
  • Si aparecen contracciones después de una sesión.
  • Si la madre sufre una bajada de la tensión arterial.
  • Por indicación del obstetricia.

Los altos porcentajes obtenidos en los estudios realizados sobre mujeres cuyo bebés venía en posición podálica, no sólo se han dado en estudios realizados en China, sino también en países europeos como Italia y Francia.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Toxoplasmosis durante el embarazoAntojos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado