Mastectomía preventiva

Una mastectomía preventiva reduce el riesgo al cáncer de mama y es una medida que pueden adoptar personas cuya genética muestre signos proclives a padecerlo

Mastectomía preventiva

La mastectomía preventina doble de Angelina Jolie ha puesto en el candelero este procedimiento y muchas mujeres se preguntan en qué casos sería aconsejable pasar por quirófano para poder reducir el riesgo de cáncer de mama.

Con una mastectomía preventiva, llamada también mastectomía profiláctica, se pretende reducir el riesgo a padecer cáncer de mama en el futuro, aunque en ningún caso se elimina la posibilidad de que la enfermedad aparezca, según ha recordado estos días la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer. Este procedimiento podría aconsejarse para mujeres que han dado positivo en las pruebas genéticas de BRCA1 y BRCA2 o que tengan lesiones mamarias premalignas.

En la actualidad solo entre el 10 y 20 por ciento de los casos de cáncer son por herencia, mientras que el resto son esporádicos, aun así, en aquellas familias en las que por línea materna conozcamos casos de cáncer de mama, ovarios o de colón, debemos acudir al médico para revisiones periódicas e incluso para que valore la posibilidad de enviar el caso a consejo genético.

Mastectomía preventiva - imagen 2

Hay que recordar que las mastectomías no se recomiendan, son una opción de prevención en casos concretos y que desgraciadamente, no son una medida que evite sufrir cáncer, solo reducir las posibilidades.

En el caso de Angelina Jolie, la actriz de 38 años descubrió que era portadora de la mutación genética BRCA1, motivo por el que se sometió a una mastectomía preventiva (voluntaria) de ambos pechos. La madre de Jolie murió a los 56 años de edad aquejada de cáncer y la posibilidad de repetir la historia y dejar a sus hijos sin figura materna muy jóvenes, hizo que la actriz se sometiera a un estudio genético.

Este estudio reveló que la oscarizada actriz tenía un 87 por ciento de padecer cáncer de mama, y después de la intervención se ha reducido a un cinco por ciento. Angelina Jolie contó su historia en una carta para el The New York Times en la que explicó: “una vez que supe que esta era mi realidad, decidí ser proactiva y minimizar el riesgo todo lo que pudiera. La decisión de someterme a una mastectomía no fue fácil, pero estoy contenta”.

Mastectomía pública

En España el procedimiento al que se ha sometido Angelina Jolie está cubierto por el sistema público de sanidad, tanto el test genético como la mastectomía y la reconstrucción mamaria posterior mediante prótesis. Sin embargo la cobertura de las pruebas es para mujeres ya enfermas y con varios casos en la familia de cáncer de mama u ovarios. Si dan positivo de estos indicadores, se procede a la realización de la prueba a sus familiares directas (hijas, madres, hermanas). Solo un cinco por cierto de las enfermas de cáncer de mama presenta alteración en los genes BRCA1 y/o BRCA2.

La prueba genética en el sistema de clínicas privadas cuesta unos 900 euros, mientras que la operación en sí y la reconstrucción rondaría en torno a los 3.000 euros por pecho.

Que Angelina Jolie haya decidió compartir su historia y su valiente decisión ayuda a concienciar a más y más mujeres de que hay que hacerse revisiones periódicas, seguir una forma de vida saludable, evitar el tabaco, mantenerse en forma y en un peso adecuado. En nuestro país 25.000 mujeres son diagnosticadas cada año con esta enfermedad, y si queremos que las mujeres que se salvan pasen del ochenta por cien al cien por cien, debemos cuidarnos y no fallar en las revisiones anuales.

Media:
(10/10) 1 voto
Tu nota:
Cuidar los ojos en veranoCuáles son los síntomas de embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado