Puerperio

Después del parto, se sufre durante unos días lo que se conoce como puerperio, unos dolores y molestias naturales que pasan a los pocos días

Puerperio

Se conoce como puerperio el periodo justo después de dar a luz. Suele ser doloroso y molesto, pero dura pocos días.

El principal dolor durante este periodo se debe a los entuertos, que son las contracciones que sufre el útero después del parto para ayudarlo a volver a su tamaño normal. Este dolor suele acentuarse durante la lactancia, y sobre todo en cada toma, ya que el cerebro libera oxitocina para provocar las contracciones. También se suele sentir dolor en la vagina y el periné, sobre todo si te han practicado una episiotomía (aunque en ocasiones este dolor pasa en las primeras horas), o en partos largos e instrumentales.

Puerperio - imagen 2 Si el esfuerzo en el parto ha sido muy grande, también puede dolerte el ano, debido a hematomas y hemorroides.

Un alto porcentaje de mujeres también sienten dolor en las primeras relaciones sexuales tras el parto. No te preocupes, si es tu caso, pasará en pocas semanas. Pero en caso de que no fuera así, consulta con tu ginecólogo. Cuando comiences con las relaciones con penetración, es aconsejable que utilices lubricantes.

Aunque siempre hayas escuchado que durante la lactancia no se pueden tomar medicamentos, no es del todo cierto. Hay medicamentos que no están contraindicados para este periodo y que te ayudarán a sobrellevar estos dolores. Será tu médico, en el hospital o ya en casa el de cabecera, quien te indique qué puedes tomar y con qué frecuencia.

Puerperio - imagen 3 Además hay otras cosas que tú puedes hacer una vez en casa, como aplicar frío en la zona dolorida durante periodos breves pero frecuentes (envuelve una bolsa de hielo en unos paños de tela antes de aplicarlo, no lo hagas directamente).

Procura también tener una buena regularidad para ir al baño. Si estás estreñida ir al baño será muy doloroso, así que toma alimentos ricos en fibra, frutas, verduras y mucha agua. Mantén también una buena higiene íntima; con duchas diarias y cambiándote las compresas con frecuencia, así evitarás infecciones en los puntos.

Por lo demás, ten paciencia. El puerperio no suele ser tan malo como lo pintan en las clases de preparación al parto. En general todo el proceso, desde el embarazo hasta el parto y la lactancia son etapas muy bonitas que debes disfrutar al máximo, porque pasan muy rápido.

Media:
(8/10) 2 votos
Tu nota:
AntojosUsar tampones
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado