Vitaminas en el embarazo

Durante el embarazo es importante tomar algunas vitaminas si las tenemos bajas o necesitamos. Acudir a nuestra matrona para ello, es una acertada decisión

Vitaminas en el embarazo

Ahora que estás embarazada, tu vida no ha de cambiar y tu ritmo de vida tampoco, sólo pon atención a algunos consejos que serán imprescindibles a lo largo de los nueve meses que te quedan.

Si llevabas algún tiempo intentando quedarte embarazada, habrás estado tomando ácido fólico desde hace algunos meses. Pero si el embarazo que te ha pillado por sorpresa y no lo estabas tomando, no te preocupes. Acude a tu centro de salud cuanto antes y pide cita con tu matrona. Ella te recomendará qué vitaminas has de tomar, además del ácido fólico y el yodo.

Lo más probable es que te receten un complejo vitamínico que te aporte todo esto en uno. Aunque si te preguntas por qué son necesarios todos estos aportes extras, lee con atención.

Vitaminas madre y bebé

El ácido fólico es una vitamina B necesaria para el crecimiento y el desarrollo del bebé. Muchos estudios han demostrado que su uso ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, y tomado antes de quedarte embarazada y durante el embarazo, ayuda a prevenir defectos en el cerebro, en la medula espinal y en el tubo neural, así como el labio leporino o hendidura del paladar.

El yodo es necesario para la formación de las hormonas que se sintetizan en la tiroides. Estas hormonas son necesarias desde el comienzo del embarazo, y posteriormente a lo largo de toda nuestra vida.

El calcio es muy importante para la futura mamá y también para el bebé. El 99 por ciento del calcio está en los huesos y en los dientes, y el resto en la musculatura y en la sangre. Su función principal es la formación y resistencia de los huesos.

Durante los dos últimos trimestres del embarazo y durante la lactancia, el organismo absorbe más calcio de los alimentos. Si no se toma suficiente durante estos meses, el calcio que necesita el bebé lo cogerá de los huesos de la madre, pudiendo acelerar  la osteoporosis.

Hacer un ejercicio moderado durante el embarazo y la lactancia contribuye a una mejor salud de tus huesos.

Las otras vitaminas indispensables durante el embarazo son: vitamina A, C, D, E, B1, B2, B6 y B12, niacina, zinc, cobre y selenio, así como omega 3.

Con los diferentes controles que te irán haciendo a lo largo del embarazo, también te controlarán el hierro. Durante el embarazo el consumo de hierro es muy importante, pues una carencia de este elemento puede aumentar el riesgo de mortalidad posparto. El hierro se combina con el oxígeno para producir la hemoglobina, una proteína que se encarga de transportar el oxígeno que llega a nuestros pulmones hasta todas las células. Es imprescindible para el desarrollo de huesos, cartílagos y tejidos conectivos. También se utiliza para incrementar el volumen del torrente sanguíneo de la madre, que aumenta en un 50 por ciento durante la gestación. El resto es utilizado por la placenta y el feto para su desarrollo.

Así pues es habitual que las futuras mamás tomen un suplemento de hierro a partir del segundo trimestre.

Aunque la matrona o tu ginecólogo te indiquen qué complejo vitamínico has de tomar, no olvides mantener una alimentación variada y sana, en la que predominen las frutas, verduras, fibra, leche, pescados y carnes bajas en grasas, evitando la bollería y el dulce en exceso. Aunque tampoco es malo que te des un capricho de tanto en tanto.

Haz ejercicio, como andar, natación o yoga, y disfruta de esta etapa que está llena de cambios y sorpresas.

¡Enhorabuena!

Etiquetas: Embarazo
Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Cuidados básicos en el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado