El punto G masculino

El punto G masculino es el gran olvidado, pero ellos también tienen su pequeño botoncito de placer que podemos explorar. ¿Quieres saber dónde está?

El punto G masculino

Siempre se habla del punto G de la mujer, pero ellos también tienen el suyo. ¿Sabes dónde lo tienen? ¿Sabes hacerle disfrutar sin límites?

Lograr la excitación en el hombre es muy fácil. Sus zonas erógenas son la zona genital, los hombros, las palmas de las manos, la espalda, los pezones y sobre todo el frenillo. Uno de sus puntos G lo podemos encontrar en la zona de los testículos o más concretamente en la zona que va desde la zona más baja de los testículos hasta el ano, es decir la zona perineal.

Cómo hacerle vibrar

Para localizar el punto G en los hombres es necesario dejar de lado todos los tabús, ya que no está a la vista. Para acceder a él se necesita llegar a la glándula prostática y a ella sólo se accede a través del ano. Y ya sabemos que la mayoría de los hombres no se tocan ahí.

Para localizar el punto G masculino, hay que introducir el dedo en el ano unos cinco centímetros, localizar un pequeño abultamiento a esa altura y presionar hacia delante (hacia el pene).

Si no sabes cómo hacerlo, sólo tienes que seguir cuatro pequeños pasos:

  1. Lo primero, y más importante, es que tu pareja esté convencido y relajado para hacerlo. Es importante que la zona esté lubricada. Puedes utilizar un lubricante de sabores, o de los de efecto frío o calor. Eso es vuestra elección.
  2. Acaricia la zona primero, con movimientos suaves e introduce el dedo muy poco a poco (puedes ponerte un preservativo en el dedo si quieres). Puedes lamer mientras sus testículos, practicar el sexo oral o simplemente besarle.
  3. Como ya hemos dicho a unos cinco centímetros de la entrada encontrarás un "bultito" del tamaño de una almendra que con tu contacto se dilatará.
  4. Simplemente juguetea con ese "botoncito" y míralo disfrutar. Tendrá un orgasmo que no se parecerá a ninguno.

Otras formas de encontrar su punto G

- Juguetes: existen una amplia gama de juguetes que estimulan esa zona. Los podéis encontrar en cualquier tienda especializada.

- El beso negro: es algo que también se considera tabú, pero ya sabes que en tu cama, las reglas las pones tú. Para llevar a cabo este juego, es necesario que los dos extreméis vuestra higiene íntima. Una larga ducha o un buen baño son un buen inicio. Después es tan sencillo como lamer el ano de tu pareja. Es una sensación realmente placentera y podéis disfrutar de ella los dos. Al mismo tiempo que jugáis con la lengua, podéis introducir el dedo en el ano para una mayor estimulación.

Etiquetas: Sexo
Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
6 técnicas para alargar el orgasmo masculinoEl Kama Sutra (parte 3)
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado