Muerte en la red

La red cada día se convierte en nuestro pequeño diario, plagada de información personal... ¿Qué sucede cuándo morimos? ¿Dónde va a parar esa información?

Muerte en la red

A todos nos llega nuestra hora, es ley de vida. Pero, ¿sabemos qué ocurre con nuestras cuentas de Facebook, Twitter y demás servicios cuando dejamos este mundo?

Se calcula que anualmente mueren 480.000 personas por muerte repentina y esto sin contar las muertes por accidente de tráfico. Las cuentas de estos usuarios quedarán abiertas eternamente, al igual que permanecerá cualquier información sobre él en la red, a no ser que los familiares decidan borrarla (siempre que conozcan sus claves). O pueden organizar homenajes en su memoria.

Pero, cerrar cuentas o páginas de redes sociales, no quiere decir que los datos van a desaparecer de la red. Seguir el rastro de un usuario activo en la red es difícil y requiere mucha dedicación. Hay que borrar fotografías, vídeos, mensajes y perfiles de todas las páginas donde se haya registrado.

El gran problema es que nadie, hasta ahora, había pensado en las consecuencias de su paso por la red, de la información que estaba facilitando y de qué ocurriría con ella en el futuro, y es que todos vemos la muerte como algo lejano y no nos paramos a pensar cosas como estas. Aunque no hace falta estar muerto para querer hacer desaparecer información personal de la red, pero en el caso de España y de Europa, la legislación no recoge el derecho de los usuarios a recuperar esta información o a obligar a las empresas a retirar perfiles y demás datos personales de los usuarios.

Facebook, cuenta con un formulario que los parientes pueden rellenar en caso de fallecimiento de algún familiar para poder cerrar la cuenta. Aunque esto sólo ocurre desde 2009, año en el que una demanda por parte de un familiar, puso en entredicho la gestión de las diferentes redes sociales en torno a estos casos.

En España existen empresas que se dedican a eliminar la información de los usuarios, vivos o muertos. Solo tienes que indicar en qué páginas aparece y ellos se ocupan del resto, haciendo desaparecer, incluso, las publicaciones del Boletín Oficial del Estado en caso de que aparezca por cualquier motivo. Aunque estas peticiones solo las pueden efectuar familiares directos y han de presentar el certificado de defunción para llevar a cabo el trámite.

Otra opción es recurrir a la Agencia Española de Protección de Datos (AEDP), para que tutele las peticiones y hagan valer los derechos sobre la información de que se dispone en la red. Además es un servicio gratuito.

Cómo desaparecer de la red

Para poder borrar las cuentas de correo electrónico, Gmail requiere a los familiares que lo soliciten, un certificado que demuestre el parentesco, y el certificado de defunción. Además pide un correo electrónico de la persona fallecida le haya enviado a la solicitante, incluyendo el encabezado completo.

En el caso de Twiter, los familiares tienen que solicitarlo a la empresa, incluyendo la documentación pertinente. La empresa, además, les facilita una copia de los últimos tweets que recibió la persona fallecida.

En Tuenti, se procede del mismo modo. Hay que notificar a la empresa el fallecimiento del familiar y ellos se encargan del resto.

En el caso de Facebook, como ya hemos comentado, se nos ofrece la posibilidad de eliminar el perfil, o de mantener uno In Memorian, y requiere el consentimiento (petición) familiar o un requerimiento del Ministerio Fiscal de España, ya que aunque la empresa es norteamericana, se rige por la legislación española, para los usuarios españoles.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Todo lo que necesitas saber sobre la conexión 4GiPhone 5
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado