Botox

El botox ayuda a nuestra piel a recuperar la firmeza perdida por los años, pero abusar de esta toxina no es bueno para la salud ni para nuestra imagen

Botox

Desde hace algunos años, el botox se ha convertido en el producto estrella de muchas clínicas de estética y pocos son los famosos (y no tanto) que han sucumbido a sus encantos. Pero ¿sabemos qué es el botox, de dónde proviene o si es seguro?

El botox proviene de una toxina llamada botulínica, y la elabora una bacteria llamada Clostridium botulinum. Esta toxina es una de los venenos más poderosos que existen.

Su principal característica, la parálisis muscular, en casos extremos puede producir la muerte. Esta característica es la que se aprovecha como medicamento o cosmético. De hecho, la primera vez que se aplicó en medicina fue el en año 1977 como tratamiento para el estrabismo. Una de las especialidades médicas en la que se emplea esta toxina es en la neurología, para tratar enfermedades caracterizadas por una involuntaria contracción muscular. Los beneficios terapéuticos son muy efectivos.

En lo que concierne a las aplicaciones cosméticas, se utiliza la toxina botulínica tipo A, que es una forma de ésta diluida y la que ha demostrado mayor efectividad en la eliminación de arrugas.

Cómo funciona el botox

La toxina botulínica tipo A se infiltra en el músculo mediante una aguja. Actúa evitando el movimiento muscular por relajación. De este modo desaparecen las arrugas y la piel adopta un aspecto más juvenil. Su efecto dura entre 3 y 6 meses. Después hay que repetir la infiltración.

Los principales efectos secundarios son reacciones alérgicas, rigidez facial y nauseas, aunque aparecen muy pocas veces. En ocasiones, si el área a infiltrar es muy grande, como el cuello, el cuerpo puede crear defensas naturales contra la toxina. De ser así, no se obtendría el efecto deseado. Por esta razón algunos médicos especialistas piensan que a la larga el botox dejará de ser efectivo.

Si estás pensando en ponerte botox

  • Desconfía de las ofertas en tratamientos estéticos. En muchas ocasiones estos tratamientos lo hacen personas inexpertas en condiciones no adecuadas. Infórmate sobre la profesionalidad y el reconocimiento del centro.
  • Los salones de belleza, peluquerías o despachos de una clínica, no son los lugares adecuados para esta práctica. El único lugar adecuado es una clínica donde además hayan cirujanos, dermatólogos, neurólogos, oftalmólogos o cualquier experto autorizado para practicar esta técnica.
  • Pide siempre ver el frasco de lo que te van a inyectar, y que figure en el consentimiento que debes firmar. En el frasco ha de poner botox.
  • No te pases. Es decir, un poco de botox, puesto por un buen profesional, apenas se nota. Los resultados serán un rostro más descansado y terso, pero con una apariencia normal. Demasiado botox da un aspecto artificial y te da un aspecto raro.
  • Sigue las indicaciones del médico. Si te dice que debes esperar 4 o 6 meses, hazlo. Los motivos son, en primer lugar, que demasiado botox puede hacer que nuestro cuerpo fabrique anticuerpos para combatir la toxina, en segundo lugar, el efecto es más natural.

Futuras aplicaciones del botox

Las últimas investigaciones nos llevan a la utilización de botox en casos de niños con parálisis cerebral. La combinación de la toxina con terapia física ayuda a fortalecer los músculos y es posible restaurar el movimiento normal de estos niños.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Tipos de depilaciónCirugía bariátrica
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado