Cirugía bariátrica

A través de la cirugía bariátrica ciertos tipos de pacientes con graves problemas para perder peso pueden perder hasta un 80 por ciento de su masa corporal

Cirugía bariátrica

Cuando la obesidad se convierte en un problema de salud, es necesario intervenir de forma más drástica, es decir, mediante intervenciones quirúrgicas. La cirugía bariátrica es una de las que se emplean para tratar la obesidad, y debido a sus características es un tratamiento altamente resistente y eficaz.

Dentro de esta técnica se distinguen tres:

  • La técnica malabsortivas: La cantidad de alimentos que ingiere el paciente no varía y la pérdida de peso va asociada a una disminución en las grasas y demás componentes de estos.
  • Técnicas restrictivas: Se reduce el volumen del estómago. La pérdida de peso tiene que ver con la reducción de alimentos tras la intervención.
  • Técnica mixta: Es una combinación de las dos anteriores.

Las principales ventajas de la cirugía laparoscópica son la reducción dolor en el post-operatorio, una breve y rápida recuperación y hospitalización, con lo que se puede volver a la vida cotidiana casi inmediatamente. Además, al no ser una cirugía abierta, no quedan cicatrices ni marcas.

Las contraindicaciones en este tipo de intervenciones, es el médico quién ha de valorarlas de forma personalizada en cada paciente. Sí que está contraindicada para aquellas personas cuya obesidad se deba a problemas endocrinos o congénitos o para quienes padecen un trastorno psiquiátrico severo. Existen además contraindicaciones en pacientes con problemas de adicciones o con problemas hepáticos o renales o en caso de bulimia o anorexia.

En lo que concierne a los resultados son realmente eficaces. Mediante las técnicas malabsortivas se puede reducir entre un 70 y un 80 por ciento en un año, y esto continúa hasta 24 meses después de la intervención. Con las técnicas restrictivas, la reducción de peso es entre un 65 y un 70 por ciento, también en un año.

Los requisitos que se han de cumplir para poderse someter a este tipo de intervención son:

  • Ser mayor de edad.
  • Tener una evolución de la obesidad durante al menos 5 años.
  • No padecer ninguna de las incompatibilidades anteriormente citadas.
  • Haber fracasado en otros tratamientos no invasivos y convencionales.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
BotoxCremas anestésicas y fotodepilación
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado