La cavitación

La cavitación es un moderno tratamiento antigrasa y anticelulitis. No es invasivo y actúa directamente en las zonas afectadas. ¿Sabes en qué consiste?

La cavitación

La cavitación es un tratamiento estético contra la grasa acumulada con el que podemos presentar batalla a la celulitis y nos ayuda a moldear nuestra figura. No es una técnica barata, pero en muchos centros estéticos encontraremos bonos de descuento, así como en páginas tipo Groupalia o Groupon, donde podemos conseguir grandes ofertas en este tipo de tratamiento.

¿Qué es la cavitación?

En la cavitación se generan de manera controlada microburbujas de vacío con las que se consiguen romper las estructuras adiposas localizadas y resistentes. De esta manera la grasa se convierte en una sustancia líquida que se eliminará a través del sistema linfático y la orina.

Se trata por tanto de una clara alternativa a engorrosas cirugías, mucho menos agresiva que estas.

Tipos de cavitación

Existen tres tipos de cavitación y se distinguen por las diferencias en el uso de las ondas de frecuencia.

Por un lado tendríamos la cavitación tradicional, cavitación estable o llamada cavitación, a secas. En esta modalidad una onda de frecuencia se encarga generar las microburbujas y reventarlas.

En la doble cavitación se utilizan dos ondas de frecuencia distintas que se combinan. La interacción entre ambas aumenta la temperatura interna en el proceso.

Por último encontramos la ultracavitación, una cavitación que añade a su técnica ultrasonidos de baja frecuencia que rompen el tejido adiposo sin daños a la microcirculación.

En qué consiste

La cavitación no requiere de anestesia al ser un método no invasivo. Dura entre 35-40 minutos la sesión y en ese tiempo un rodillo recorre las partes de nuestro cuerpo que queremos tratar. A continuación, la sesión se acompaña de masajes o técnicas de drenaje (como la presoterapia) que ayudarán a la eliminación de la grasa antes de que se reabsorba, y en algunos casos se recomiendan 10 minutos de plataforma vibratoria después de los masajes.

Consejos

La cavitación es más efectiva (y sus resultados más duraderos) si se combina con dietas bajas en grasa e hidratos de carbono, y ejercicio, aunque ante todo, es muy importante beber unos dos litros de agua al día, ya que debemos expulsar la grasa líquida a través de la orina.

Sesiones y resultados

Cada mujer es un mundo, pero pueden llegar a perderse hasta dos centímetros de volumen por sesión. Entre unas sesiones y otras deberemos descansar tres días, y lo aconsejable es que hagamos al menos diez para que los resultados sean palpables.

Para afianzar sus resultados, cada uno o dos meses es aconsejable prestarse a una nueva sesión.

La cavitación también da un mejor aspecto a nuestra piel ya que el calor inducido facilita la formación de nuevo colágeno, lo que mejora la flacidez y la piel en general.

Casos en los que NO se recomienda

  • Mujeres embarazadas
  • Personas con enfermedades graves (cáncer, de tipo inmunológico, etc.)
  • Personas con sobrepeso que no vayan a combinar las sesiones con ejercicio y dieta equilibrada

Media:
(10/10) 1 voto
Tu nota:
Uñas de gel, ventajasTipos de depilación
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado