Operaciones estéticas

Para muchos las operaciones estéticas son la única manera de sentirse bien con su cuerpo. Busca siempre garantías para tus operaciones estéticas

Operaciones estéticas

Muchas y diversas son las razones por las que a diario miles de personas ponen su salud en manos de un cirujano plástico. Sólo el año pasado en España, casi medio millón de personas pasaron por el quirófano para cambiar o mejorar alguna parte de su cuerpo. La mayoría asegura que no cambiaría nada de su cuerpo, pero es algo que está tan normalizado que a veces no nos damos cuenta de algunas de las cosas que hacemos lo son. La medicina estética abarca cosas como la fotodepilación, infiltración de Botox, blanqueamiento dental, pigmentaciones de la piel, etc. Con todas estas pequeñas cosas pretendemos mejorar nuestra imagen y no vemos el peligro que entraña.

Debemos consultar siempre a profesionales con experiencia probada y en clínicas que nos den garantías de todos y cada uno de los tratamientos e intervenciones, sobre todo en el caso de la cirugía estética. Tanto si la anestesia es local como si lo es general, hay que tener en cuenta que siempre es peligrosa. Los peligros van desde una leve erupción cutánea hasta la muerte. Además hay otros problemas no menos graves como hemorragias, cicatrices o infecciones. Por eso hay que estudiar siempre los pros y los contras de las intervenciones y no tomarlas a la ligera.

Pero tomar la decisión de llegar a una operación para cambiar de aspecto, sólo es la punta del iceberg. Se habla de la cirugía estética como una solución a un problema de salud, pero no es tanto (en la mayoría de los casos) un problema físico, sino uno psíquico. En esta sociedad que nos ha tocado vivir, desde la televisión a la publicidad pasando por las tiendas de ropa, que nos imponen unas tallas que la mayoría de veces poco tienen que ver con mujeres reales, nos marcan un canon de belleza que hay que alcanzar para poder ser feliz. Sé alta, utiliza una talla 36 o menos, ten el pelo largo, o rubio, o brillante, fuera las arrugas…

Somos nosotros mismo quienes nos marcamos unas metas bastante imposibles, y cuando vemos que no podemos alcanzarlas recurrimos a la solución fácil: la cirugía. Actualmente las cirugías estéticas más demandadas son la liposucción, la cirugía de párpados (elevación de los párpados o eliminación de las patas de gallo), elevación o aumento de pecho, rinoplastia o estiramientos faciales.

El nuevo problema surge cuando el resultado de la cirugía no es el esperado o esta se complica. ¿Estamos realmente preparados para asumir el cambio de imagen o los problemas que pueden derivar de las cirugías? Si ya has barajado todas las posibilidades y tu única forma de sentirte más a gusto con tu cuerpo es la cirugía, toma nota de algunos consejos y no te fíes de cualquiera que diga que es cirujano plástico:

  • Verifica a través de los colegios de médicos la cualificación de los cirujanos (debe tener una autorización del Colegio de Médicos para poder ejercer).
  • Pide diferentes opiniones de diferentes especialistas antes de decidirte.
  • Desconfía de aquellos médicos que tienen prisa por realizar la intervención ni aceptes hacer nada sin un presupuesto detallado previo.

Y por último pero no menos importante, después de consultar con el especialista, tómate unos días de reflexión. Si después ya lo tienes claro, procura estar al tanto de cada paso del procedimiento, tanto antes como después de la intervención.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Trucos de bellezaTratamientos corporales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado